VOLVER

en tren

hacia atrás

por el madrugón del tiempo

como un larguísimo sorbo

me aspira el túnel

*

oscuro

igual que una cinta de film

recorriendo el camino inverso

rebobinando

se aleja por delante lo que dejo

*

al revés

como una boquita prieta

mi ano engulle la muerte

*

suben los miedos por mis tripas

se construyen los reproches en mi estómago

*

convulso

trepa el kabreo por mi esófago

y húmedas

escupe nostalgias mi boca

*

en alguna ocasión

el vómito y la retirada

pueden ser procesos digestivos

*

sobre el motor

del macabro gusano de luz

me siento

*

en la abominable repetición

de la espiral cósmica

fantasmagórica

me dirijo al comienzo

*

pero entre el silbido del viento

suena una sintonía:

«volver es ciencia ficción

porque nunca se es la misma»

feliz navidad

empezamos el invierno

como un milagro

pero si no hay dios

qué es lo que está pasando

*

no entendemos nada

pero sigues viva

y a tu alrededor no hay belén

tan solo la vida

pasando como sin drama

siendo ya esto mismo

una espectacular danza

*

nos organizamos la mañana

la poda, la leña, la compra

la comida, la cena, la peli

robándole al tiempo

un par de momentos placenteros

un sabor, un olor, un paisaje

suficiente tenemos

*

ninguna de las dos somos vírgenes

cada una madre de sí misma

y un poco también de la otra

*

y mientras tanto

otro invierno

como un milagro

JUNCO

como una flor nocturna

esta noche

poco a poco

uno a uno

extiendo mis grasientos pétalos

*

abro las compuertas de mi frente

igual que dos lenguas

sobre mi tripa

permito que mis pechos pesen

y pareciendo una polilla

bajo mi nariz

parpadea mi boquita atenta

*

entre otros olores

en cada curva

se abre paso mi fragancia

*

salados

mis poros se llenan de elixir

duros

el viento roza mis pezones

caliente

la oscuridad excita mis sentidos

*

cuando me sé parte de todo

es imposible el abandono

*

de agua y aire

brilla mi anfibia piel

de deseo y dolor

se erecta mi clítoris

de placer y miedo

late mi ano

*

contrario a lo que pueda parecer

descubro que la fortaleza

jamás reside en el cuerpo firme

sino en el movimiento flexible

*

así

mi danza

satisfyer

el deseo me come viva

.

mis pezones pican

sobre mi vientre mis pechos pesan

mis bocas brillan entreabiertas

babean

mis dedos sufren la espera

mis puños vacíos se aprietan

mi lengua se endurece

se tensa

mi piel pide perdón

hambrienta

trago saliva

mis pupilas se dilatan

mi coño huele

mi clítoris se erecta

.

el deseo me come viva

.

y la insatisfacción

como la sombra de la tierra

proyectada en la luna nueva

lo tiñe todo

.

no me jodas

es más:

es la insatisfacción misma mi deseo

es la imposibilidad de contento mi anhelo

porque lo servido

no lo quiero

.

la caprichosa idea de sacarme una teta sobre la mesa

es el pacto cívico anti-sexo

las ardientes ganas de frotarme contra el quicio de la puerta delante de todes

son el invisible y prieto bozal del disimulo

el febril calor emanando de las palmas de mis manos y picando

son los kilómetros de fibra óptica que nos separan

la terrible sed de beber el agua fresca

es el vaso vacío al lado de la almohada

la gorda fantasía de succionarme a mí misma sorbo a sorbo

es la falta de ángulo

mi sueño sonámbulo, cerrando los muslos

y nunca, nunca, nunca, llegar al orgasmo

las correosas ansias de arrancarte la mascarilla y comerte la boca

qué digo: las correosas ansias de comerte la mascarilla y arrancarte la boca

son tu simpática novia

.

porque lo disponible

el plato servido

lo hetero

no lo deseo

tan solo lo acepto

.

el deseo me come viva

y yo le dejo

.

no me toques las tetas

el que no llora no mama

y las que no solo no lloran

sino que muerden

menos mamarán

.

y a mí

que me duelen las tetas

de tanto amamantar…

.

mientras a ti

que te duelen los ojos

de tanto llorar…

.

entonces yo

que me escuecen los pezones

tan duros

tan llenos de sal…

.

porque yo

que deseo con ganas

que deseo con fuerzas

que alguien me muerda

que me rasquen con los dientes

y que dejen de succionar…

.

pero tú

que tanto me miras

con tu boca lechosa

tan llena, tan llena

de tanto mamar…

el fénix

I.

.

como una araña

en el laberíntico subsuelo

después de coger el ascensor

entre las vías del metro

siguió deslizándose

de moco, vómito y babas

por su telaraña

hacia sus infiernos

.

plisti plasta

chapoteando en el lodo

tibio

untándose de mierda

suave

masajeándose el dolor muscular

fétido

exfoliándose los poros

termal

en el baño de sus desdichas

.

él

rey de las tinieblas

infame embajador

excelentísimo muñeco

triste, ceremonial, grumoso

orquestando su propia decadencia

entre eructos

por su historia imperial desparramada

sigue bajando

visitando uno a uno los siniestros sótanos

.

él

dios de la podredumbre

soberbio destronado

amabilísimo arrepentido

patético, repugnante, sublime

hurga y crea esófagos de barro

por donde dejarse resbalar

por donde dejarse escurrir

por donde dejarse engullir por fin por su pena

y ser digerido por fin por la tierra

.

II.

.

ya en la espesa oscuridad

del quinto substrato

su majestad es todo tacto

como una lombriz

gordo, pestilente, premenstrual, blando

se descompone poco a poco

y en su metamorfosis inversa

va cegando sus orificios de lodo

.

hay tanta humedad

que ya no cantan los grillos

.

el calor y el vicio se mezclan

el planeta los amasa y los procesa

.

después de tanto masticar

no tardará en llegar el ahogo

.

muerto el dictador

el silencio y la putrefacción imponen su gobierno

.

III.

.

verde y blanco

como un brote de ajo

tierno y limpio

escupido por el fango

despojado de toda pretensión

emerge

.

él

ahora imberbe, purificado, terso

ahora suave, duro, vital

como una raíz

se estira poco a poco

echando un nuevo tallo

hacia arriba

.

en su impecable erección

piedra y tierra son sus amuletos

después de su entrenamiento matutino

como un monje constelador

se sienta con sus guijarros

oraculando

cuenta sus dedos

engrasándolos

afila su lanza

abrillantándola

.

IV.

.

avanza la mañana

mientras de arriba abajo

calvo y virgen

con la paciencia del artesano

el purgado emperador

moldea su sexo

.

estruja el escroto con la mano izquierda

con la derecha, frota el pene

.

de vez en cuando

el pulgar de la derecha

se desliza hacia el glande

y líquida y pegajosa

reparte justicia

.

de vez en cuando

el índice de la izquierda

se aprieta en el ano

y caliente y bombeante

recibe venganza

.

V.

.

como un foco dramático

ya el sol en mediodía

proyecta grotescas sombras

sus tetas se agitan sobre su tripa

el sudor bien lo lubrica

.

retuercen su gesto

el placer y el buen esfuerzo

.

espasmódico

tiembla su cuerpo

.

y finalmente

-hacía tiempo que no eyaculaba-

esa sensación pequeña

-casi lo olvida-

de muerte

LA VENDEDORA DE CERILLAS

INTRODUCCIÓN

***

erguido como un pene

anda en diagonal el señorito

y dogmático, programado

cruza la plaza

***

su pecho es como un lienzo

duro, blanco, abierto

él, un jesús perfecto

dispone con su mentón brillante

sonríe con su socialismo atento

***

como la del buen antropólogo

su mirada penetra en las ventanas

curiosa, romántica, dominante

buscando un detalle

para añadir a su twitter

***

pero no

hoy no hay nadie

***

solo una tos

un carraspeo

un escupitajo

***

y nadie

***

de la universidad para casa

son solo unos minutos

que como un gas

se esparcen

intoxicándolo

se pegan

insatisfaciéndolo

***

NUDO

***

muy versionada ya

la vendedora de cerillas

joven, cansada

escupe y se sienta

***

sublingual
como las vitaminas
esconde su deseo
y lo disuelve poco a poco
absorbiéndolo

***

ritual
después de la pastilla
comienza la charla
y se encienden las farolas en la plaza
ambientándola

***

medio desnuda entre sus capas
accesible a sí misma
aterciopelada, pestilente, aceitosa
se acomoda el ama

***
como público del teatro griego

las gárgolas ronronean
mientras ella

desvelada, inspirada, gustosa
se entretiene

y cuenta sus parábolas

***

fuma otra calada
escupe a veces cuando habla
si le pica la ingle, se la rasca
si le tira un moco seco, se lo saca
si le pincha el cuerpo, se eructa, se revuelve, se peda

***

apretada en su roja lencería
bajo su bata
lo tiene claro
tan solo existe para sí misma

***

como una narcisa
ensimismada, patética, reina
ante el espejo de la fuente
se sienta en cátedra

***

ella, maestra de sus alumnas invisibles
directora de la orquesta del viento
histérica, premenstrual, abandonada
se autoproclama profeta de la nada

***

cuando ella diga
le seguirán los grandes vendavales del polvo

a su señal
formarán fila las arañas

a la de tres
darán vueltas por el patio las pelusas y colillas

y para ella
crearán todas juntas una danza

***

DESENLACE Y FINAL FELIZ

***

uno

***

húmeda y negra
despereza la lengua
y su majestad apura su copa

***

áspero, ardiente

chasquea los labios
y el vino tiñe su boca

***

líquida, fría

brilla la plaza
y el adoquín pinta su cara

***

el aire contra su piel choca
y explota en sus mejillas rojas

pero sale blanco

el humo del cigarro imaginario

***

dos

***

como dos corazones acompasados
laten vivas sus manos
y entre la bata y el encaje
se abren paso

***

acarician su amfibia piel:
el corazón izquierdo se encarga de los pechos
de la vulva se encarga siempre el derecho

bien adiestrado

sabe cómo hacerlo

***

y tres

***

por fin la consigna de la maga
vibra su mano entre las bragas
arquea su espalda
y como una escaladora
trepa por su fantasía
mientras pellizca su pezón
y arruga su cara

***

«ya casi, ya casi»
advierte la directora

***

se alza un castillo de viento
las pelusas, las hojas secas, las arañas

***

«un poco más, solo un poco más»

***

todas giran alrededor de la dama
que sin techo, sin familia, sin pasta

«ah, ya»

en su cama de cartón
sin cerilla ni cigarro
una noche más
consigue su orgasmo

***

lo tiene bien claro:
sin dios, ni amo
a nadie le importa su vida
por lo tanto
solo existe para sí misma

***

ay, si las gárgolas hablaran…